MIS NIMIAS PERTENENCIAS

Imagen

  • Albergué, indecisa y vacilante, algunas pertenencias.
    Al borde de mi crisis delirante, las fui acumulando,
    Como quien atesora amuletos con fulgores de suerte.
    He ido partiendo en dos cada recóndito sitio
  • donde los duendes liberan los instantes fecundos,
  • los momentos exactos en que el reloj
  • de arena sucumbe y ya es la hora.
    Solo mis fantasmas podían compartir los despojos
    de mis bienes, ajetreados de ex profeso, arrastrados,
    envueltos en un fardo, convertidos en un hato de objetos inservibles,
    pero míos, tan míos que podía llevarlos a pasear donde quisiera
    inscribían la señal con mi nombre grabado en el borde de la tela.

Pero a veces, solo a veces, somos vagos sujetos de despojos,
a veces, solo a veces, el acaso nos colma de carencias

Anuncios

LA FORTALEZA

 

 

LA FORTALEZA

Los muros que dia a dia
construyo como artesana,
defienden mi fortaleza
de los ávidos fantasmas.

En el punto cardinal
donde recala mi anhelo,
hacen del nido, guarida,
el amor y el intelecto .
Y cuando la tarde corre
su rumor por la ventana,
una porción de universo,
nuestra casa iluminada.

Tu espiriu vuela
en el labio del canto,
en tu boca escarlata
como el trino de un pájaro.
y en el gesto sin dueño
que resuena en tus pasos.

En la claridad de mi mente
el sentimiento está presente.
y es fácil de comprender.
Junto al garabato de mis sueños
junto al sus piro del ayer
junto a las notas melodiosas
y al luminoso amanecer
están las huellas de tu ser

Esa presencia victoriosa
que presiento y que me ve
erguido en todas mis cosas
con su luz y su quehacer.

EL ECO

 

El sonido que oscila en la penumbra
replica aquello que mide el pensamiento
el paso del instante sopesa lo añadido
aunque el eco vital simule ser silencio.

Los fonemas evaden el lenguaje aprendido
enlazan, implosivos, soledades triviales.
No responden al aire espirado del sonido
que la grafía inserta en los canales vocales.

Los ecos reverberan inventando la imagen,
Ya no vibran sonoros como en la edad de oro
usurpan el idioma, discursivos, locuaces,
al oído declaman el resuello del lodo

HAY UN DIA….

Hay un día en que nacemos
a las deliberaciones y a las ausencias
y de pronto surgen puertas
que se pueden abrir y rescatarse
y dejar de jadear en la impotencia
Cuando se parten
los hilos de la noche,
y el ángulo del cielo se distrae
en alas de gaviotas
y se expande
con apagadas auroras

Durante tanto tiempo
hemos ejercitado la esperanza
como idiotas
incapaces de desmembrar
la realidad que nos devora,
viendo como la soledad y la injusticia
se disuelven en la ignota
austeridad improba de la historia

Entonces, arrebatandonos
el reverso de las sombras
nos abordan
los piratas de guantes blancos
de jaquet y de librea
que invaden nuestro barco
y arrasan nuestra tierra

Son las heridas
de nuestra propia ausencia,
la amarga historia escrita
sobre la piel de las ideas
sobre el aire que mece las ramas
sobre el silencio de las praderas

EN NOMBRE DEL PUEBLO

Tienen frías las manos y los ojos abiertos,
como alas de asombro en pleno desconcierto.
El gesto de sus rostros no es nada placentero.,

El crujir de sus pasos

Se oye pausado y quedo.
No es el calmo ritmo del placido sosiego.
Mas vale es el andar
indiferente y manso
del sumiso borrego.

 

Cuando se abre el alba en pleno movimiento,
y la luz del sol ilumina el sendero,
cuelgan del aire las cadenas de acero.
Con maniobras oscuras,
las mentiras más burdas
son armas nefastas, que esgrimen los medios.
La cortina de humo del encubrimiento.

 

El mundo se quiebra y en cada fragmento
luce la violencia bajo el primer lucero.
Abre, de repente, las puertas del miedo
y respalda la grieta,
cada vez más abierta.
De un lado los malos, del otro los buenos,
Mas, es todo fraude, artimaña y señuelo.

En plena simetría, los miro, les escucho.
como ecos lastimeros, la mentira del discurso.
Argumento del ajuste, la rebaja y el serrucho.
El olvido es la memoria.
y la memoria, migajas.
Hoy perdieron los pasos en el Parlamento,
moviendo los hilos, en nombre del pueblo.

Susana Frigerio

 

AMADO SUELO

 

Es el azul de mi cielo
como larga cabellera
arrastrando por el suelo
manantiales de azucenas.
La tarde, plena alegría,
desliza pasos de seda
proyectando algarabía
por la plaza y por la acera.

Cantan alegres las voces
alertando primaveras
coloridos ruiseñores
y siluetas de sirenas
reflejan el sol caliente
y anclan en la ribera,
templando, también, las mieces
los frutos de la faena.

sobre los campos asoman
manos que labran la tierra
y del fecundo ganado
se ven estampas de huellas
multiplicadas con brío,
de vacas, cerdos y ovejas
que a la patria van sumando
soberanía y riqueza.

Con el pincel del progreso
y los colores del alba
acaparando embelezo
y aguita pura en la jarra
se engendraron los espejos
de edificios escarlatas
para fabricar los sueños
de las gentes que trabajan.

Por doquier brota el contento
el aire puro que inspira
a la tierra da sustento
El grano su vientre anida
grano que vuela en el viento
y multiplica la vida
pintando en el firmamento
las luces del nuevo día

YO TE CONTEMPLO…

 

 

 

 

 

Yo te contemplo, amigo mio.
Desde mis labios húmedos de ternura
Y desde mi vejez anticipada. Yo te contemplo,
el corazón dormido en las estrellas,
y la memoria sin luz de tu nostalgia.
Y tu adultez, amigo mío,
que renuncia al asombro de la adolescencia,
Por tus cienes de hombre que no amparan
la sonrisa de tu, a veces, niño,
en los lugares donde tu juventud
se quedó anclada.

Pero tu realidad de siempre es el ascenso
de tu virilidad acostumbrada,
y del frío error que cometiste
cuando empezaste a caminar y yo no estaba.

Yo te contemplo, amigo mío, y me entristeztesco
de todas las palabras
con que he llegado a tu lugar del alma
donde estuvo tu sombra entre mis lágrimas.

Yo te contemplo, amigo mío,
y te rescato,
ante tu propia soledad empecinada.
En el silencio ionfantil con que disfrazas
tu infelicidad, frustrada por la calma.
Cuando pudiste subir como un cometa
sin verter las raíces que te atan,
ni desterrar la algarabía de tus alas.

A CRISTINA-SONETO

cuentos y poesiasMi blog

cristinadibujo

Quienes de envidia se quedaron ciegos,
y en su faena de odio mal habido,
pusieron las palabras sobre el fuego
y con mentiras construyeron nidos.

Quienes se abaten en furor impío.
Quienes temen de tí, tanta bravura.
Quienes de tu firmeza alertan frío,
Y ven en vos, cual mal que se apresura,

A la peor e ignota cruel figura.
Y a pesar del estrago padecido
se niegan a creer en la fortuna

De gozar del caudal de tu ventura
Esa que nos alberga en tal sentido
Que nos hace brillar en noche oscura.

Ver la entrada original