MIS NIMIAS PERTENENCIAS

Imagen

  • Albergué, indecisa y vacilante, algunas pertenencias.
    Al borde de mi crisis delirante, las fui acumulando,
    Como quien atesora amuletos con fulgores de suerte.
    He ido partiendo en dos cada recóndito sitio
  • donde los duendes liberan los instantes fecundos,
  • los momentos exactos en que el reloj
  • de arena sucumbe y ya es la hora.
    Solo mis fantasmas podían compartir los despojos
    de mis bienes, ajetreados de ex profeso, arrastrados,
    envueltos en un fardo, convertidos en un hato de objetos inservibles,
    pero míos, tan míos que podía llevarlos a pasear donde quisiera
    inscribían la señal con mi nombre grabado en el borde de la tela.

Pero a veces, solo a veces, somos vagos sujetos de despojos,
a veces, solo a veces, el acaso nos colma de carencias

Anuncios

LOS HÉROES…

Que no puede ser esclavo
pueblo que sabe morir”

Son los héroes del calvario,
De las batallas perdidas,
De la lección no aprendida,
Y del escaso salario.
No saben de libertad
Ni de puños apretados
Son los héroes maltratados
Del regimen liberal

El médico, la enfermera
El maestro, el ferroviario
El artista, el proletario
El peón, la camarera
Van al borde del camino
Reivindicando la grieta
Rogandole a los planetas
Que acomoden su destino

Para peor el gobierno
Quiere ponerles mordaza
Los carga con amenazas
Hace su vida un infierno
Y arremete con empeño
Sobre pacíficas marchas
-Onda gélida y escarcha-
Le congela hasta los sueños

Son oscuras golondrinas
Victimas de la derrota
Que viven en bancarrota
Sobre el techo de la ruina
Y así, el canalla liberal
Con olímpica destreza
Les tira por la cabeza
La reforma laboral

TU MUERTE DE AIRE Y TIERRA

Yo estuve en tus silencios
recolectando la acústica del viento
y de las lágrimas.
Estuve en tu reclamo;
en cada una de tus palabras;
como un estallido por tu pelo vigoroso,
por tu piel sedentaria;
por tu blanco torso,
por tus manos de sol y de agua.
Y tambien estuve en los sitios
donde la sangre de la tierra te extrañaba,
y eras árbol caído
para trepar sin ramas.

Yo estuve en tus inviernos,
casi al fin de tu reino;
donde se encuadran los canteros,
donde las hortalizas se ciegan y se hunden
para ya no ser sol, sino raíces.
Estuve,
en el perfil vegetal de cada grito
como una represalia de jardines sin flores,
de noctámbulos sonidos pasajeros
renaciendo al lenguaje de los hombres,
como un duende,
entre el fragil cristal y el férreo acero.

Y también estuve en tu trasnoche,
un domingo sin prisa,
recordando algún poema
olvidado en mitad de una Avenida
como un Avemaría entrecortado.
Estuve en la piedad con que castigas
con tu serena mirada de caído,
de soldado sin guerra,
de vencido.

Y estuve en la cumbre de tus triunfos
ornandome con ritos de poeta
para cantar tu hazaña,
para nombrarte pájaro o cometa.

Mi estallido otoñal sin tu presencia
se parte sin sentido.
Porque ya no existe ni siquiera la espera.
Porque debo vivir para que vivas
aunque estuve en tu muerte de aire y tierra.

TIEMPO Y EDAD

 

¡Oh corazón ! Cuanto lamento
el tiempo y la edad que te sustenta.
Es el espacio un ínfimo segmento.
Territorio de amor. Libre de afrentas.

¡Oh corazón! que en la falaz y cruenta
despensa de la vida, amor intento.
Eres razón que a la razón alientas
hilvanando ficción y descontento.

Sé que el sitio final no se enamora
del incontable invento de las horas.
Mas crece en mi, cuando adivino,

la urgencia del amor en mi camino.
Amor que quema el cuerpo y lo devora.
Espacio sideral. Siempre a deshoras !!!

LA FORTALEZA

 

 

LA FORTALEZA

Los muros que dia a dia
construyo como artesana,
defienden mi fortaleza
de los ávidos fantasmas.

En el punto cardinal
donde recala mi anhelo,
hacen del nido, guarida,
el amor y el intelecto .
Y cuando la tarde corre
su rumor por la ventana,
una porción de universo,
nuestra casa iluminada.

Tu espiriu vuela
en el labio del canto,
en tu boca escarlata
como el trino de un pájaro.
y en el gesto sin dueño
que resuena en tus pasos.

En la claridad de mi mente
el sentimiento está presente.
y es fácil de comprender.
Junto al garabato de mis sueños
junto al sus piro del ayer
junto a las notas melodiosas
y al luminoso amanecer
están las huellas de tu ser

Esa presencia victoriosa
que presiento y que me ve
erguido en todas mis cosas
con su luz y su quehacer.

EL ECO

 

El sonido que oscila en la penumbra
replica aquello que mide el pensamiento
el paso del instante sopesa lo añadido
aunque el eco vital simule ser silencio.

Los fonemas evaden el lenguaje aprendido
enlazan, implosivos, soledades triviales.
No responden al aire espirado del sonido
que la grafía inserta en los canales vocales.

Los ecos reverberan inventando la imagen,
Ya no vibran sonoros como en la edad de oro
usurpan el idioma, discursivos, locuaces,
al oído declaman el resuello del lodo

HAY UN DIA….

Hay un día en que nacemos
a las deliberaciones y a las ausencias
y de pronto surgen puertas
que se pueden abrir y rescatarse
y dejar de jadear en la impotencia
Cuando se parten
los hilos de la noche,
y el ángulo del cielo se distrae
en alas de gaviotas
y se expande
con apagadas auroras

Durante tanto tiempo
hemos ejercitado la esperanza
como idiotas
incapaces de desmembrar
la realidad que nos devora,
viendo como la soledad y la injusticia
se disuelven en la ignota
austeridad improba de la historia

Entonces, arrebatandonos
el reverso de las sombras
nos abordan
los piratas de guantes blancos
de jaquet y de librea
que invaden nuestro barco
y arrasan nuestra tierra

Son las heridas
de nuestra propia ausencia,
la amarga historia escrita
sobre la piel de las ideas
sobre el aire que mece las ramas
sobre el silencio de las praderas

EN NOMBRE DEL PUEBLO

Tienen frías las manos y los ojos abiertos,
como alas de asombro en pleno desconcierto.
El gesto de sus rostros no es nada placentero.,

El crujir de sus pasos

Se oye pausado y quedo.
No es el calmo ritmo del placido sosiego.
Mas vale es el andar
indiferente y manso
del sumiso borrego.

 

Cuando se abre el alba en pleno movimiento,
y la luz del sol ilumina el sendero,
cuelgan del aire las cadenas de acero.
Con maniobras oscuras,
las mentiras más burdas
son armas nefastas, que esgrimen los medios.
La cortina de humo del encubrimiento.

 

El mundo se quiebra y en cada fragmento
luce la violencia bajo el primer lucero.
Abre, de repente, las puertas del miedo
y respalda la grieta,
cada vez más abierta.
De un lado los malos, del otro los buenos,
Mas, es todo fraude, artimaña y señuelo.

En plena simetría, los miro, les escucho.
como ecos lastimeros, la mentira del discurso.
Argumento del ajuste, la rebaja y el serrucho.
El olvido es la memoria.
y la memoria, migajas.
Hoy perdieron los pasos en el Parlamento,
moviendo los hilos, en nombre del pueblo.

Susana Frigerio