LA CIUDAD SIN RUIDO

Imagen

Y vuelvo mi rostro a la ciudad sin ruido.

Aun cabe,

un lenguaje mudo de misterios,

un deambular por calles sin ocasos,

para caer

como figuras pesadas,

sobre la antigua nostalgia de un puerto.

Abro ritmo y voz para el vencido:

El enigma de volver sobre los pasos.

Apurar las sendas.

Beber de un trago el vino

y, por fin,

plagio de penumbras descompuestas,

desvestir al tiempo

Pero la luz es otra.

No es posible

apagar el vuelo de un genio en agonia.

Seria derrumbar la vida.

Seria nutrirnos de espejismos vanos.

Entonces caigo. Amigo:

aun es tiempo,

del volver a los principios del idioma,

con vervo y ritmo

clavados en la tierra.

Y es tiempo, amigo,

de volver a abrir las extensiones.

Aunque desde el filo de un tiempo enmudecido

nos duela la ciudad;

la húmeda estatura de sus puertas,

la impune violación de su lenguaje,

y el vaho de existencia

de un septiembre

desigual en cada calle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s