LA RESIDENCIA DEL AMOR

Imagen

Conozco la residencia del amor.

Cuando el corazón camina
por territorios lacerantes.
Conozco su terco deambular
por laberintos
de calles infranqueables
-continente de sombras y rumores-
donde estalla
el indeclinable perfil del miedo.

Conozco la residencia del amor.

El temblor del cuerpo sin motivo
y, de pronto, motivado.
El despertar al día y a la muerte
a un solo tiempo señalados.

Ese irse y quedarse sin designio.
Ese fundirse en el silencio
para retener la memoria de los ruidos,
y ver rostros sin rostro en todas partes.

Conozco la residencia del amor.

Cuando la nostalgia juega a la rayuela
con la tarde,
y ya no hay porque,
aprender a deshilvanar…
y deshilvanarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s