EL

Imagen

I

Fui bebiéndolo de a poco
en cada trago de calor que me ofrecía.
Bebí las distancias del deseo
en sus brazos
y la nostalgia de un puerto antiguo
en el color opaco
de su despedida.

Me agiganté de expresiones
para vivir la magia del aliento
y del sonido.
Dejé que mis carnes flotaran a su contacto,
y que todo mi cuerpo se desintegrara
en la entrega.

De pronto
la distancia se hizo noche,
y mi vuelo
se partió en la despedida.

II

Pasé largas horas
mirando como el invierno
se iba de tu figura.

Mirando como te apoderabas de la arena caliente,
de las calles sudorosas,
de las imágenes,
calcadas con rayos de sol.

Y yo me quedaba en julio
congelada.
Yo me tornaba nieve,
para eternizar nuestro universo blanco.
-donde el ángel calvo contenía las ausencias-
con mis instantes descalzos
sobre las horas muertas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s