SOLEDAD NUEVA

Miro a través del mundo y de la tarde.
La terca mansedumbre de la espera
trepa hasta mis labios, se deshace.
Entonces, la tarde se disuelve en humo,
sin la fiebre del sol sobre la tierra;
y la Ciudad resume su gesto taciturno
de fantasmas, de imágenes y penas;
“-y la llovizna inseparable y quieta-”

Rueda de esta soledad desconocida
que es la falta de ti: ¡Soledad nueva!

p

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s