HOMENAJE AL GAUCHITO GIL

Imagen

Poema escrito en junio de 2013, a pedido de mi amigo : el Artista Hernan
Soto, para la inauguracion de su escultura al mismo, realizada en el Barrio Santa Rita,

jose c paz

Pcia. de Bs.a s.

En el monte con espinas,

callaron pajaro y viento

y en la estepa correntina

se escucho,  a dende lejos

como un tañir de campanas,

el sonido de los quejos.

…Se detienen los ojos en los ojos,

se enmudecen las miradas.

Suenan, como murmullos,

el aletear de las alas.

Los pajaros poseidos por demonios

o fantasmas.

Por ambicion, por creencias,

por odio, furia, arrogancia,

por cabalas y soberbias,

– irrealidad de la idea,

mas ilusa, mas nefasta.                 (aclaracion al margen: eso era Corrientes, en

                                    aquella época. La provincia de Corrientes)

Antonio Mamerto Gil.

Correntino de ley,

gaucho retobado y desobediente.

Fiel a sus ideales,

colorado hasta la muerte.

Héroe en guerra de extranjeros

¡no mataria a su gente!

Nacio en Pai Ubre, Mercedes,

federal como la tierra,

Caramburus de corrientes,

caminos y encrucijadas

de la fe, que alli florece.

Bajo las normas estrictas

de suprimir la vagancia,

los mandamas del poder

mandaron la policia

a recorrer las estancias,

y a vigilar los peones

 que las mismas conchababan.

El, escapo a la milicia

y en los esteros andaba,

robandole la comida

a aquellos que les sobraba,

para darsela a los pobres

 ¡Ho! Robin Hood de los montes,

que el pueblo santificaba.

Lo sorprendieron durmiendo

tranquilo, bajo una planta

y a prepo se lo llevaron,

asi, como acostumbraban.

“El gauchito esta atado

por los tobillos a un árbol.

Observa a su matador

que se acerca, cuchillo en mano.

Empuña su propio facón,

el mismo que aquella tarde

se preocupo en afilarlo.

En ese instante, la tierra

se abre para tragarlo

y cunde un raro pavor

entre los hombres armados.”

Banderas rojas señalan

por el camino,. su culto. 

Nandayera lo proclama

santo, curador y amigo

hacedor de milagros,

redentor de peregrinos.

Velas rojas que le encienden

como un soufle se mantienen

derretidas o calientes.

Y allí, en su tumba se siente,

la orquesta de chamame,

alimentando la fiesta:

baile, cerveza y vino,

para homenajear al santo

y brindarle una promesa.

 Nandeyara, Ñandevuruzu

Padre nuestro grande, Ñamandu!

¡Gauchito Gil !

gaucho correntino

que el pueblo santifico.


Anuncios

Un pensamiento en “HOMENAJE AL GAUCHITO GIL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s