ATADA AL PASADO

No me esperes,
sentado en el tibio remanso de tus días.
Ahuyenta de mí tu mirada,
y vuelve a confundirte
con la mudez de un lenguaje
que yo, ya he perdido para siempre.

Atada a la vida,
estoy,
sin existencia.
Los veloces caminos del tiempo
me acomodan un sitio
en parajes desvelados.
Yo voy,
detrás del viento,
sumida en nostalgias de voces antiguas
y de figuras de las que, aún,
no he podido deshacerme.

Ni yo misma comprendo la distancia.
Todas las tinieblas que me anidan
tienen
la misma forma de silencios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s