HABREMOS…

wp-sombrialasoledad

Habremos caminado como murciélagos
por las noches de las sombras, ocultas
en las altas copas de los árboles;
chocándonos las ansias en el aire;
por el gesto taciturno de las calles,
hasta el final de los techos
y las telarañas de los cables.

Habremos deambulado como búhos sin savia
por la vecina soledad de las montañas,
llevándonos por delante los surcos sin arar
y el llanto de las vacas.
Muriendo, un poco, en cada verde
y en cada amarillo dorado de sol,
por la espiga madura donde el tiempo,
otra vez,
se equivocó.

Nos habremos arrastrado como ratas por el suelo,
contándole las patas a las cucarachas,
siguiendo las huellas de los gusanos;
a la espera infructuosa
de las alas de las mariposas,
y de la floración primera
de lirios y amapolas,
en los rústicos balcones de la nada.

Pero,
si en el gris de cualquier parte,
hay una mujer desnuda en un letrero.
Si nos invade
el canto de un jilguero,
el ruido a multitudes,
a trenes suburbanos
y a trajinar de andenes:
es el rayo de luz que nos renace
a la altura de esta Patria inagotable.

Entonces,
no es posible
venir a anclar entre las sombras
del frío del puerto
donde fueron a dormirse las gaviotas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s