LA VERTIENTE

wplavertiente2

Se quedan en los pliegues de mi cara
el alba y el agosto detenidos,
por todo el Universo, contenidos,
consciente, solo huésped de la calma.

Pero ingresan, rotundos, a mi alma,
los proyectos otrora desteñidos,
y los reflejos del aura, tan temidos,
se bifurcan en voces que me llaman.

Es la vertiente. El pálido fantasma.
Incorpórea figura de la mente
que ilesa, vegetal y raudamente,

aún con el sonido del ausente,
va a recorrer los valles y los puentes,
cantando, con el fuego y con la llama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s