ENTRE EL QUEBRANTO Y EL DESVELO

 

Resultado de imagen para IMAGENES GRATIS DE PINTURAS MUJER SOLA CON TRISTEZA

Resultado de imagen para IMAGENES GRATIS DE PINTURAS MUJER SOLA CON TRISTEZA

Llora mi alma, el corazón deshecho.

Lloran mis labios que tu beso inspira.

Llora todo este cuerpo que suspira.

Con puñales clavados en el pecho.

 

Mi vida es un espíritu maltrecho

Que con su propia liviandad conspira

Porque solo es dolor lo que respira

Preso en un laberinto muy estrecho

 

Triste, apesadumbrado y compungido

Llora mi corazón en desconsuelo

Acosado por sombras y recelos

 

Así va, entre el quebranto y el desvelo

Detrás de las tinieblas del olvido

Roto, mustio, contrito y abatido

Anuncios

LAS PROMESAS

LAS PROMESAS

 

Con el sudor fatal de mi talento

Aprendí a practicar mis convicciones,

A estar presente, siempre, en las funciones

Sin disfrazar de risas, el lamento.

 

El centro de la nada. Los rincones

Marañas del olvido por sustento

A la orilla del sueño, en un momento,

Fracasaron las buenas intenciones.

 

El corazón furtivo en el espejo

Detrás de las tinieblas más cerradas

Las promesas cayeron en cascadas

 

Promesas convertidas en reflejos

Las palabras, también, son trastos viejos

Cuando luce la duda, en su mirada

PALABRAS NEGRAS

PALABRAS NEGRAS

 

Deletreando los acontecimientos
Bebo mi dosis de palabras negras.
Confiando en la certeza del invento
Se enredan en el diario como hebras.

Historias que profanan las virtudes
Y desdicen en nombre de la gesta.
Universo que embriaga multitudes.
Masa que intensifica la protesta.

Volver con el despojo del lenguaje.
La mentira flotando en el paisaje.
La película entera, la novela.

La historia rescatada con cautela.
La existencia en continuo crecimiento,
Ideando la acción del pensamiento

 

 

NO VOY A NOMBRARTE

 

NO VOY A NOMBRARTE

 

No voy a nombrarte aunque me mires

con tus ojos de luna desquiciada

Aunque abras tus fauces angurrientas

esta noche de estrellas angustiadas

 

Aunque seas la sombra y la piraña

clavando sus colmillos en mi flanco

y arpes ferozmente mis entrañas,

ciclopeo monstruo de dientes afilados

 

Solo un puñado de polvo en mis manos quebradas

solo la aciaga penumbra derrumbando el tejado,

el cimiento dantesco de mi ilustre morada

que en ocasos profundos se derrumba en mi cara

 

Mas no voy a nombrarte ni a escuchar tu vozarra

el siniestro bramido de tu voz inflamada

ni el planeo asombroso de tu inmunda volada

con que surcas la exigua fracción del planeta

donde guardo mi grito más hondo que la grieta,

alarido que arrecia con furiosa tristeza

 

Con esa obstinación de visiones en llamas

Tu acumulas castigos con extraña paciencia

con sombras y espejismos, fisuras que claman

Como quien colecciona letargos e infortunios

te esfuerzas por hacerte visible en la sentencia

y alumbres las tinieblas con el frío de junio

 

 

En la piel de mi rostro llevo escritos los signos

que invocan la intemperie de la helada memoria

Si, acaso, mis duelos ya no sean los mismos

que vistieran de negro el ritual de mi gloria

 

Aunque negras guirnaldas arrojes a mi lecho

cual testigos de fuego, resplandor y misterio

yo no voy a nombrarte bajo el funebre techo

donde pena y dolor han creado su imperio

 

 

 

ENCARA LA PELEA

 

¿Desde donde vendrás a preguntarte
por las fértiles zonas de tu amparo?
¿Desde qué región del desconsuelo
tu intelecto se dará por enterado?
¿Donde fue a sucumbir tu fortaleza?
¿Donde resuena el himno de tus hados?

Resuelve tu talento y tu entereza
y dale rienda suelta a tu conciencia.
Ella sabe de ingenio y agudeza
y puede resolver tus dudas y tus quejas.

La vida es una senda imprevisible
que se adentra en bosque insondables
y serpentea por playas muy abiertas.
En ella hay noche oscura y hay tormentas
y, también, hay luces de todos los colores
y amores que te abrazan y liberan.

No cierres tu ventana a las auroras
no ocultes el brillo de tu estrella,
no le temas a las grices contingencias
ni des sitio a la maraña que te enreja.

Levantate, empuña tus virtudes
y encara la pelea…

¡AY, AY, QUERIDO JUAN!

No me cabe duda, querido Juan,
“el nido de tus ideas… es magistral”.

Y, cuando la placidez del siglo
se instale en la memoria de la comunidad,
Estilo horizontal o vertical.
-¡Insectificación!-
Valores individuales y redención.
Ay, Dios. ¡Ay, señor!

El resplandor de la evolución
trasciende, en ocasión,
el límite inflexible del ostracismo.
Medio hombre, medio bruto
el centauro se volvió y miró,
y miró y vio
la noche oscura del egoísmo.

Medio bruto, medio hombre,
Viendo el cielo siguió al galope

¡Justicia y libertad para el centauro!
Dulcificar la vida. Los sustitutos.
Los opuestos extremos inventaron
el suicidio de la alegría
y se vistieron de blanco
para festejar la muerte de la armonía.

Ay…ay, querido Juan
“el nido de tus ideas es magistral”

 

EL HOMBRE URBANO

 

Atrapado en las redes de la araña
ciega tanto la luz como la sombra.
Por las calles se extiende la maraña
absorbiendo la crisis que lo asombra

Entregada a la espera del mañana
la ciudad mueve vertebras, repletas
de ilusiones que enredan las ventanas
y sacuden nostalgias y siluetas

El hombre urbano, sentado en una silla,
el corazón furtivo en el espejo,
ve los sitios que roen las polillas.

Y rememora algunos llantos viejos,
pupilas irritadas y amarillas,
y silencios que suenan desde lejos

 

LOS BUCANEROS (modificada-rima múltiple)

 

 

 

 

 

Vinieron
a desdoblar las auroras en los jardines,
a deshojar las rosas y los jazmines
A disipar las sombras de las pymes
y de las fábricas, humo y hollines
que enroscan en el cielo las chimeneas,
cuando en el bamboleo, se menea
junto al chisporroteo del gris metal                                                       y del antiguo hierro

Un presagio inminente cruza el umbral
de las desavenencias. Juran en vano
y hacen la venia el desleal y el disidente

Acumulan pronósticos gozosos de sentencias.
Buscan equilibrar diagnósticos. Sembrar carencias.

En las praderas, musgo sombrío.
Penar de agrestes piedras. Triste baldío.
Es la mano imprudente que atrapa la boca
Un lamento estridente parte la roca                                 -lava candente-

Con sabor a escarcha se apaciguan las huellas
del tiempo transferido. ¡Ay mala estrella!
Espigas con manchas ¡Trigal herido!

Vivimos en un tiempo de engaño universal
Fantasmas del viento, bajo la niebla invernal
emergen del infierno las conversaciones.
Se borran los intentos. Las inversiones.
simulación, engaño, persecuciones,
inconsistencia y miedo,

Remueve el sendero. . La vida avasalla.
Por donde vos vayas está el bucanero
poniéndote vallas por todo el cantero.
Y aquel que no calla se muere primero
o va prisionero sin prestar batalla

 

 

 

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: