PARA ESCARMENTAR AL PUEBLO

 

Para castigar
a los indóciles
Disciplinar al pueblo
se ponen muy hostiles
Cargan los fusiles
para darles el ejemplo
y meterles mucho miedo
Escarmentar a los votantes
abriles bien la herida
y en pocos instantes
convertirlos en errantes
pasajeros en caída
de una puerta sin salida

No había palabras
perdiéndose en el aire
ni silencios esquivos
discrepando en la tarde.
Había corcheas y claves
impregnando el paisaje
de sonidos gratos
como trinos de ave
y vidrieras coloridas
iluminando la calle.

Pero llegaron ellos
los bucaneros
Llegaron una tarde
justo en enero
esgrimiendo mentiras
-Puñal de acero-
Cercenando derechos.
-filibusteros-
y robándose todo
menos el miedo

Vinieron a quebrar corolas
en los jardines,
a deshojar amapolas
y alhelíes.
Como fieras destructoras
-Bárbaro buitre-
-Gesta invasora-
-Aire de mister-

Anuncios

EL BUCANERO

 

Vinieron
a desdoblar las auroras
en los jardines,
a deshojar las rosas
y los jazmines
A disipar todas las sombras
de las pymes
y de las fábricas,
humo y hollines
que enroscan en el cielo,
las chimeneas,
cuando engendran el bamboleo
que se menea,
junto al chisporroteo
del gris metal
y del antiguo hierro

Un presagio inminente
cruza el umbral
de las desavenencias
prepotentes
Juran en vano y hacen la venia
el desleal y el disidente

Acumulan pronósticos
gozosos de sentencias
Buscan equilibrar diagnósticos
Sembrar carencias

En las praderas,
musgo sombrío
Penar de agrestes piedras,
Triste escenario

Es la mano imprudente
que atrapa la boca
y sujeta las palabras.
Un lamento estridente
parte la roca
-lava candente-
que se desboca.

Con sabor a escarcha
se apaciguan las huellas
del tiempo transferido.
Espigas con manchas
¡Ay mala estrella!
¡Trigal herido!

Vivimos en un tiempo
de engaño universal
Fantasmas. del viento
las conversaciones
emergen del infierno
Bajo la niebla invernal
las inversiones
Se borran los intentos
simulación, engaño
persecuciones,
inconsistencia y miedo,

Remueve el sendero
La vida avasalla
Por donde vos vayas
está el bucanero
poniéndote vallas
por todo el cantero
Y aquel que no calla
Se muere primero
o va prisionero
sin prestar batalla

 

 

 

LOS HÉROES…

Que no puede ser esclavo
pueblo que sabe morir”

Son los héroes del calvario,
De las batallas perdidas,
De la lección no aprendida,
Y del escaso salario.
No saben de libertad
Ni de puños apretados
Son los héroes maltratados
Del regimen liberal

El médico, la enfermera
El maestro, el ferroviario
El artista, el proletario
El peón, la camarera
Van al borde del camino
Reivindicando la grieta
Rogandole a los planetas
Que acomoden su destino

Para peor el gobierno
Quiere ponerles mordaza
Los carga con amenazas
Hace su vida un infierno
Y arremete con empeño
Sobre pacíficas marchas
-Onda gélida y escarcha-
Le congela hasta los sueños

Son oscuras golondrinas
Victimas de la derrota
Que viven en bancarrota
Sobre el techo de la ruina
Y así, el canalla liberal
Con olímpica destreza
Les tira por la cabeza
La reforma laboral

EN NOMBRE DEL PUEBLO

Tienen frías las manos y los ojos abiertos,
como alas de asombro en pleno desconcierto.
El gesto de sus rostros no es nada placentero.,

El crujir de sus pasos

Se oye pausado y quedo.
No es el calmo ritmo del placido sosiego.
Mas vale es el andar
indiferente y manso
del sumiso borrego.

 

Cuando se abre el alba en pleno movimiento,
y la luz del sol ilumina el sendero,
cuelgan del aire las cadenas de acero.
Con maniobras oscuras,
las mentiras más burdas
son armas nefastas, que esgrimen los medios.
La cortina de humo del encubrimiento.

 

El mundo se quiebra y en cada fragmento
luce la violencia bajo el primer lucero.
Abre, de repente, las puertas del miedo
y respalda la grieta,
cada vez más abierta.
De un lado los malos, del otro los buenos,
Mas, es todo fraude, artimaña y señuelo.

En plena simetría, los miro, les escucho.
como ecos lastimeros, la mentira del discurso.
Argumento del ajuste, la rebaja y el serrucho.
El olvido es la memoria.
y la memoria, migajas.
Hoy perdieron los pasos en el Parlamento,
moviendo los hilos, en nombre del pueblo.

Susana Frigerio

 

AMADO SUELO

 

Es el azul de mi cielo
como larga cabellera
arrastrando por el suelo
manantiales de azucenas.
La tarde, plena alegría,
desliza pasos de seda
proyectando algarabía
por la plaza y por la acera.

Cantan alegres las voces
alertando primaveras
coloridos ruiseñores
y siluetas de sirenas
reflejan el sol caliente
y anclan en la ribera,
templando, también, las mieces
los frutos de la faena.

sobre los campos asoman
manos que labran la tierra
y del fecundo ganado
se ven estampas de huellas
multiplicadas con brío,
de vacas, cerdos y ovejas
que a la patria van sumando
soberanía y riqueza.

Con el pincel del progreso
y los colores del alba
acaparando embelezo
y aguita pura en la jarra
se engendraron los espejos
de edificios escarlatas
para fabricar los sueños
de las gentes que trabajan.

Por doquier brota el contento
el aire puro que inspira
a la tierra da sustento
El grano su vientre anida
grano que vuela en el viento
y multiplica la vida
pintando en el firmamento
las luces del nuevo día

FANTASMAS DEL INTELECTO

fantasmas del intelecto jpeg

FANTASMAS DEL INTELECTO

 

Se subieron a la máquina del tiempo,

que los dejó varados

en la peor luna menguante

de los 90,

o en el mejor Saturno

asolando a algún planeta.

Es en el conocimiento de la evolución

donde la justicia implanta

el equilibrio de la intención.

Cuando armonizar

es enfrentar la vehemencia

con la vacilación

 

 

Recapacito sobre la conjetura.

La revelación es el presentimiento,

y es el peregrinaje del pensamiento.

Y la consumación del testimonio

que la afinidad desconsuela.

 

Alucinados,

somos presa del desvarío .

¿Y cómo no?¿Acaso mi cabeza,

puede volver a vivir lo ya vivido?

¿Caminar las mismas,

dolorosas sendas? Sumido

en una pesadilla

mi cerebro se torna disyuntiva.

 

Fantasmas del intelecto

se cuelgan de mis pestañas

¿Me convoca el ser supremo,

a librar esta batalla?

En carrera arbitraria,

entusiasta y bucanera,

entre empresas ofshore

y cuentas en las Bahamas,

y tarifazos perversos

en gas, luz y agua.

están desmembrando el Estado

para venderlo mejor.

 

Cambiaron los vientos

y el sur demoró su intento.

Pero allá, al norte,

de esta tierra prometida,

las semillas dieron frutos,

y los frutos más semillas.

¡Llegó el Comandante, blandiendo su espada!

Se fundió su grito al son de las campanas

¿Alca? ¡Al carajo!

para defender la patria

libre y soberana,

del imperialismo,

que viene a saquearla.

 

EL EJE VIRTUAL DE MI HEMISFERIO

mi-hemisferio

Me postulo, me animo… me reintegro
aún a pesar de mi no centro
Del todo que me normaliza
y me mantiene
como eje virtual de mi hesmisferio.
De mi ardiente virtud
de mi improperio !!
De lo que no soy… y quiero ser
De las carencias y el desasociego
que me ilustra ventanas desabridas
y balcones desiertos!!
Que no quiero recordar… que ni siquiera
retengo en estos cesos !!

¿Donde recuperar mi ADN?
Mi realidad,
hecha añicos contra el suelo!
Resuelta a liberarse va, mi sangre,
a combatir interlugios pasajeros.
A desgreñar marañas azarosas
sobre los enredados hilos de mis genes

Donde he de incubar tanto linaje
sin sucumbir al descontento,
sin revertir mis alegrías.
Andando siempre ese camino abierto
a la eficacia de las utopías
y al impulso que alienta mis ideas.

Este ser de mi destino
que me mantiene dispersa
Seguro tiene, en su fondo,
un sonar de castañuelas !!
que con claves y con ritmo
pone sus notas certeras

 

SACARNOS DE LA CALLE

Unidad-Latinoamericana

 

El que quiere sacarnos de la calle
Y también quiere silenciar el canto,
Por más que nuestras plazas amuralle
Olvidó que hay un cielo sin quebranto.

Que somos militantes de la historia.
Que jóvenes de pie como racimos,
Responden a la gran convocatoria
Y no acatan el juego de los timos.

Que vamos a a volver con el proyecto.
Que del futuro somos Arquitectos.
¡Que a este Pueblo lo une la bandera!

Y quiere soberanas sus fronteras.
Que América latina es nuestra Patria.
¡Colmena que ni se anexa ni se tría!

 

LA HISTORIA DE MI PATRIA

Y veniamos de la América ultrajada,
del principio de los valles, que rezaban
algoritmos de sueños y de vacas,
Recopilando sudor de frigorífico en las anchas espaldas
En las manos sangre, con olor a sangre que respira y habla
del dolor del hambre
en los pueblos parias.

Veníamos de la historia impresa,
en protestas claras
a ocupar el hueco vacio de los viejos fantasmas
por donde la burguesía
derrama sus débiles raíces,
exportadores genéticos de represión despiada,
¡”Bella indiferencia”! “¡Los años felices!”,
y todo fue humo en el cielo vegetal de las palabras,
palabras que no decian, palabras que se callaban,
siempre a espalda de los sueños,
siempre de cara al Imperio
hiriendo las ansias con hierro candente.
Mentiras que duelen
igual que puñales que punzan el alma.

Inusitadamente. Nos percatamos del despojo de los bosques
de la espina vegetal que surte el aire de las flores
No había alas que cruzaran el espacio celeste
Cegado por el revés del cielo se quebró el plumaje,
la anestecia del ingenio surtió efecto.
Esos jirones de humanidad, gusanos arrastrados por el suelo,
que suelen caminar por las sendas del quizas, del nosé.y del pretexto
se dejaron llevar por los vaivenes
del curso occidental y sus imperios.
No había barcos ni trenes.
Ni teléfonos, ni luz ni agua corriente.

Había bancos, prestamistas, financieras.
Piratas de guante blanco, pioneros del entreguismo,
compinches del manoseo
cómplices de la opresión
de las mañanas inciertas del mundo especulador.

Desvastado el horizonte
se disputaron, como fieras, el porvenir lluvioso
de las víctimas desdichadas del mezquino soborno
harapos de la Patria que naufragó en el norte
de todos los infiernos.

No hubo otro sendero
mas que apostar al juego del azar
Entre telarañas y espejos tenebrosos de infortunio y quebranto
rezamos por el advenimientnto tardío del milagro
y fuimos a votar.

Igual que infaustos se arrogan
la noche oscura que plantó su sino
como pesadilla que se abre a las sombras
de la resignación, del espejismo.

Poco tardó en dar las mieces,
nuestro cultivo hecho al azar
y hubo en las cestas de penitentes,
granos dorados como manjar
Alegres melodías, cantos de sirenas
llegaron a mi puerto y anclaron en sus riberas
Desde el este prodigioso, iluminó el sol caliente
La silueta de los peces,
dejaron ver, aguas claras, transparentes.

En la patria florecen mil flores y hay olor a Primavera
Tranquilos los cerros mecen el vuelo del águila
Y la pradera su senda afila
cuando amanece.

En el portal del infierno se quedaron los recuerdos
de la fria potestad del Imperio,
que escondió sus narices bajo la tierra del suelo.
El ardor y la energía
lubrican el engranaje
arraiga su señorío
la identidad del paisaje
Fue encarnizada la lucha para liberar las aves,
para que en los campos suenen
cascabeles tan pujantes

Las ciudades existen de este lado del sueño
la voluntad se enciende y se duplica
los parques estan despiertos
y como pájaros diestros,
alas que dignifican
surcan la faz del cielo .

Mas no bastó la firmeza de aquellas manos crispadas
ni los pequeños brotes de la luna encendida
ni el constante Universo de semillas
ni la piedra escondida a un costado del alma
Fueron a caminar las sendas de los arrepentidos
con la luz de la razón crucificada
enarbolaron banderas como gritos
y fusionaron los gritos con el alba.

Y ahora humo. Y ahora nada.
La noche quieta. Los grillos callan.
La ciudad que sueña el sueño de las murallas
Un angel vulnerable abre las puertas
hacia el laberinto de los espejos rotos
por tantas maldiciones.
Las mentiras se clavan como insultos filosos
sobre las traiciones.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: