LAS PROMESAS

LAS PROMESAS

 

Con el sudor fatal de mi talento

Aprendí a practicar mis convicciones,

A estar presente, siempre, en las funciones

Sin disfrazar de risas, el lamento.

 

El centro de la nada. Los rincones

Marañas del olvido por sustento

A la orilla del sueño, en un momento,

Fracasaron las buenas intenciones.

 

El corazón furtivo en el espejo

Detrás de las tinieblas más cerradas

Las promesas cayeron en cascadas

 

Promesas convertidas en reflejos

Las palabras, también, son trastos viejos

Cuando luce la duda, en su mirada

Anuncios

PALABRAS NEGRAS

PALABRAS NEGRAS

 

Deletreando los acontecimientos
Bebo mi dosis de palabras negras.
Confiando en la certeza del invento
Se enredan en el diario como hebras.

Historias que profanan las virtudes
Y desdicen en nombre de la gesta.
Universo que embriaga multitudes.
Masa que intensifica la protesta.

Volver con el despojo del lenguaje.
La mentira flotando en el paisaje.
La película entera, la novela.

La historia rescatada con cautela.
La existencia en continuo crecimiento,
Ideando la acción del pensamiento

 

 

NO VOY A NOMBRARTE

 

NO VOY A NOMBRARTE

 

No voy a nombrarte aunque me mires

con tus ojos de luna desquiciada

Aunque abras tus fauces angurrientas

esta noche de estrellas angustiadas

 

Aunque seas la sombra y la piraña

clavando sus colmillos en mi flanco

y arpes ferozmente mis entrañas,

ciclopeo monstruo de dientes afilados

 

Solo un puñado de polvo en mis manos quebradas

solo la aciaga penumbra derrumbando el tejado,

el cimiento dantesco de mi ilustre morada

que en ocasos profundos se derrumba en mi cara

 

Mas no voy a nombrarte ni a escuchar tu vozarra

el siniestro bramido de tu voz inflamada

ni el planeo asombroso de tu inmunda volada

con que surcas la exigua fracción del planeta

donde guardo mi grito más hondo que la grieta,

alarido que arrecia con furiosa tristeza

 

Con esa obstinación de visiones en llamas

Tu acumulas castigos con extraña paciencia

con sombras y espejismos, fisuras que claman

Como quien colecciona letargos e infortunios

te esfuerzas por hacerte visible en la sentencia

y alumbres las tinieblas con el frío de junio

 

 

En la piel de mi rostro llevo escritos los signos

que invocan la intemperie de la helada memoria

Si, acaso, mis duelos ya no sean los mismos

que vistieran de negro el ritual de mi gloria

 

Aunque negras guirnaldas arrojes a mi lecho

cual testigos de fuego, resplandor y misterio

yo no voy a nombrarte bajo el funebre techo

donde pena y dolor han creado su imperio

 

 

 

ENCARA LA PELEA

 

¿Desde donde vendrás a preguntarte
por las fértiles zonas de tu amparo?
¿Desde qué región del desconsuelo
tu intelecto se dará por enterado?
¿Donde fue a sucumbir tu fortaleza?
¿Donde resuena el himno de tus hados?

Resuelve tu talento y tu entereza
y dale rienda suelta a tu conciencia.
Ella sabe de ingenio y agudeza
y puede resolver tus dudas y tus quejas.

La vida es una senda imprevisible
que se adentra en bosque insondables
y serpentea por playas muy abiertas.
En ella hay noche oscura y hay tormentas
y, también, hay luces de todos los colores
y amores que te abrazan y liberan.

No cierres tu ventana a las auroras
no ocultes el brillo de tu estrella,
no le temas a las grices contingencias
ni des sitio a la maraña que te enreja.

Levantate, empuña tus virtudes
y encara la pelea…

LA FORTALEZA

 

 

LA FORTALEZA

Los muros que dia a dia
construyo como artesana,
defienden mi fortaleza
de los ávidos fantasmas.

En el punto cardinal
donde recala mi anhelo,
hacen del nido, guarida,
el amor y el intelecto .
Y cuando la tarde corre
su rumor por la ventana,
una porción de universo,
nuestra casa iluminada.

Tu espiriu vuela
en el labio del canto,
en tu boca escarlata
como el trino de un pájaro.
y en el gesto sin dueño
que resuena en tus pasos.

En la claridad de mi mente
el sentimiento está presente.
y es fácil de comprender.
Junto al garabato de mis sueños
junto al sus piro del ayer
junto a las notas melodiosas
y al luminoso amanecer
están las huellas de tu ser

Esa presencia victoriosa
que presiento y que me ve
erguido en todas mis cosas
con su luz y su quehacer.

A CRISTINA-SONETO

cuentos y poesiasMi blog

cristinadibujo

Quienes de envidia se quedaron ciegos,
y en su faena de odio mal habido,
pusieron las palabras sobre el fuego
y con mentiras construyeron nidos.

Quienes se abaten en furor impío.
Quienes temen de tí, tanta bravura.
Quienes de tu firmeza alertan frío,
Y ven en vos, cual mal que se apresura,

A la peor e ignota cruel figura.
Y a pesar del estrago padecido
se niegan a creer en la fortuna

De gozar del caudal de tu ventura
Esa que nos alberga en tal sentido
Que nos hace brillar en noche oscura.

Ver la entrada original

EL CURSO OCCIDENTAL

cuentos y poesiasMi blog

Hay un tiempo, del tiempo peregrino,
y otro tiempo, cansado, que murmura
que la vida no es suma de aventuras
sino esa indiferencia que provino

del curso occidental, del espejismo.
Del imperio y su vil envergadura
Mientras estalla el viento en la espesura
rompiendo los cristales del destino.

Desampara los rios y los valles
Hace añicos montañas y llanuras
Y confunde las sombras de los talles

destrozando la piel y la envoltura
Flujo de mansedumbre por las calles
donde la humana identidad clausura.

Ver la entrada original

libre libertad

cuentos y poesiasMi blog

wp-libre libertad

Cual es la razón que te impulsa
a maltratar mi pobre osamenta.
Mi esqueleto tiene, tanto tanto tiempo,
de sufrir y vivir y reir y hacer segmentos,
de cada libre albedrio que nos viene
a la mente, a la razon o a lo que sea.
Se que tengo en mi debe muchas cuentas,
y facturas que pagar, muchas también.
Pero ¿que humano sale impune del recuento?
¿del debes, deberías, deberas?

Tal vez mis balances pinten rojo
los números que hablan de humildad.
El ego y el orgullo y el “yo soy”,
independizan la noble identidad
del ser. El que es o no es.
El siempre soy. ¡¡Amigo!! No confundas
jamás, ese concepto:
Una cosa es ser libre y otra es libertad !!!!

Ver la entrada original

LA LUZ DE LOS LIMONES

cuentos y poesiasMi blog

wp-laluzde los limones

En mis palabras, estalla la luz de los limones,
siguen los trenes solos rondando con la lluvia,
y el alba llenó todas las copas con su vino.
¿Era tal vez la voz de la lluvia llorando
por la entreabierta y húmeda tiniebla de las hojas?
Nadie vio en mi boca la luna que sangraba,
la furia del vino encarcelado.
Y fui, de rumbo en rumbo,
como las aves ciegas,
revelando las sendas
dentro de los jardines del mundo

Ver la entrada original

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: