POETIZAR

poetizar27

 

POETIZAR

 

La desinfomacion, las certezas, los miedos,

las inhibiciones, los prejuicios, los sueños,

como un efecto en cascada,

inciden en sus contextos,

Ocio, pasividad, entretenimiento,

ofician como anestésicos,

dosis regulares de placebos

que consumimos,

obedientes y en silencio.

Debemos guarecer el rayo ineluctable;

ser al mismo tiempo

lenguaje, vida y sensación.

Explorar los límites del ser

en su máxima expresión

y el origen remoto del idioma

en la aventura de la comunicación

En tu abismo interior

viven imágenes palpables,

la revelación de las cosas,

el nervio de los lugares,

la degradación del mundo y del amor.

En la retórica prefabricada,

opuestos a la perspectiva del ojo,

la ética de objetos y lenguaje

a medida que se alejan

son mas visibles, más grandes.

Sentir que el suelo se expande

en la autonomía de la dicción,

es conocimiento, es percepción,

pureza  existencial, resplandor,

es la verdad desnuda bajo el sol

Nada es desbordante, desmesurado

no hay grietas, ni peligros, ni amenazas

y es esa sensación de desamparo

que te hace mirar para otro lado

La acción del pensamiento

transita por las cosas, por los rasgos,

el humano resplandor en el aliento

lleva una carga de energía en cada mano.

Abrir los ojos y mirar,

aplaudir a la vida en la entrega vital.

Ese milagro, la realidad,

vuela a tus manos a festejar

que en tu poesía será inmortal,

pues la  poesía es verdad.

HISTORIA ARGENTINA

historia-argentinac

 

Adaptando el poema: LA HISTORIA DE MI PATRIA

HISTORIA ARGENTINA

Y veníamos de la América ultrajada,

del principio de los valles, que rezaban

algoritmos de sueños y de vacas,

Recopilando sudor de frigorífico en las anchas espaldas.

En las manos sangre, con olor a sangre que respira y habla,

del dolor del hambre en los pueblos parias.

Veníamos de la historia que esculpe y labra

la energía caliente, sanguínea y apasionada,

de nuestros héroes vehementes…

Del San Martín sin insignias,

del Bolívar derrotado por la Colombia partida,

y del exilio de Artigas…De la América dividida

La oligarquía portuaria,

.Importadora de represión despiadada,

¡”Bella indiferencia”!  “¡Los años felices!”,

y  fue todo humo en el cielo vegetal de las palabras,

palabras que no decían, palabras que se callaban,

siempre a espalda de los sueños, siempre de cara al Imperio,

igual que puñales que punzan el alma.

Nos percatamos del despojo de los bosques

de la espina vegetal que surte el aire de las flores

No había barcos ni trenes.

Ni teléfonos, ni luz, ni agua corriente.

Había bancos, prestamistas, financieras.

Piratas de guante blanco,  pioneros del manoseo

cómplices de la opresión, compinches del extranjero,

de las mañanas inciertas del mundo especulador.

Devastado el horizonte

-harapos de la patria que naufragó en el norte

de todos los infiernos-.

Alzamos nuestras voces y fuimos a votar.

Poco tardó en dar las mieses, nuestro cultivo hecho al azar

y hubo en las cestas de penitentes, granos dorados como manjar

En alegres melodías,  los cantos de las sirenas,

llegaban a nuestros puertos y anclaban en sus riberas

En los ríos prodigiosos, de aguas claras, transparentes,

como ramos que engalanan

florecían las siluetas de los peces.

En la patria había olor a primavera,

Y la abundancia galopaba en la pradera.

El pueblo trabajador lubricaba el engranaje

arraigando su señorío, la identidad del paisaje.

Fue encarnizada la lucha para liberar las aves,

para que en los campos suenen cascabeles tan pujantes

y que, de este lado del sueño, alas dignificantes

como pájaros despiertos  surcaran  la faz del cielo

Mas no bastó la firmeza de aquellas manos crispadas

ni los pequeños brotes de la luna encendida

ni el constante Universo de semillas

ni la piedra escondida a un costado del alma

Fueron a caminar las sendas de los arrepentidos,

enarbolando banderas como gritos

y fusionando los gritos con el alba.

Y ahora humo. Y ahora nada.

La noche quieta. Los grillos callan.

La ciudad que sueña el sueño de las murallas

Un ángel vulnerable abre las puertas de las crucifixiones

Las mentiras se clavan como insultos filosos

sobre las traiciones.