TIEMPO Y EDAD

 

¡Oh corazón ! Cuanto lamento
el tiempo y la edad que te sustenta.
Es el espacio un ínfimo segmento.
Territorio de amor. Libre de afrentas.

¡Oh corazón! que en la falaz y cruenta
despensa de la vida, amor intento.
Eres razón que a la razón alientas
hilvanando ficción y descontento.

Sé que el sitio final no se enamora
del incontable invento de las horas.
Mas crece en mi, cuando adivino,

la urgencia del amor en mi camino.
Amor que quema el cuerpo y lo devora.
Espacio sideral. Siempre a deshoras !!!

Anuncios

LA FORTALEZA

 

 

LA FORTALEZA

Los muros que dia a dia
construyo como artesana,
defienden mi fortaleza
de los ávidos fantasmas.

En el punto cardinal
donde recala mi anhelo,
hacen del nido, guarida,
el amor y el intelecto .
Y cuando la tarde corre
su rumor por la ventana,
una porción de universo,
nuestra casa iluminada.

Tu espiriu vuela
en el labio del canto,
en tu boca escarlata
como el trino de un pájaro.
y en el gesto sin dueño
que resuena en tus pasos.

En la claridad de mi mente
el sentimiento está presente.
y es fácil de comprender.
Junto al garabato de mis sueños
junto al sus piro del ayer
junto a las notas melodiosas
y al luminoso amanecer
están las huellas de tu ser

Esa presencia victoriosa
que presiento y que me ve
erguido en todas mis cosas
con su luz y su quehacer.

EL ECO

 

El sonido que oscila en la penumbra
replica aquello que mide el pensamiento
el paso del instante sopesa lo añadido
aunque el eco vital simule ser silencio.

Los fonemas evaden el lenguaje aprendido
enlazan, implosivos, soledades triviales.
No responden al aire espirado del sonido
que la grafía inserta en los canales vocales.

Los ecos reverberan inventando la imagen,
Ya no vibran sonoros como en la edad de oro
usurpan el idioma, discursivos, locuaces,
al oído declaman el resuello del lodo

HAY UN DIA….

Hay un día en que nacemos
a las deliberaciones y a las ausencias
y de pronto surgen puertas
que se pueden abrir y rescatarse
y dejar de jadear en la impotencia
Cuando se parten
los hilos de la noche,
y el ángulo del cielo se distrae
en alas de gaviotas
y se expande
con apagadas auroras

Durante tanto tiempo
hemos ejercitado la esperanza
como idiotas
incapaces de desmembrar
la realidad que nos devora,
viendo como la soledad y la injusticia
se disuelven en la ignota
austeridad improba de la historia

Entonces, arrebatandonos
el reverso de las sombras
nos abordan
los piratas de guantes blancos
de jaquet y de librea
que invaden nuestro barco
y arrasan nuestra tierra

Son las heridas
de nuestra propia ausencia,
la amarga historia escrita
sobre la piel de las ideas
sobre el aire que mece las ramas
sobre el silencio de las praderas